Spain ES
Cambiar de país

Neumáticos estacionales

¿Debo comprar neumáticos de invierno?

Los neumáticos de invierno están diseñados para proporcionar tracción y control durante los meses más fríos. Aunque la legislación de algunos países europeos exige su utilización, también pueden ser una elección inteligente en aquellas zonas en las que los inviernos son relativamente suaves. ¿Qué características diferencian a un neumático de invierno?

Los neumáticos de invierno ofrecen una conducción más segura en climas fríos: los neumáticos de invierno de Fulda incorporan un compuesto de sílice especial diseñado para mejorar su rendimiento cuando las temperaturas caen por debajo de los 7 °C. Dicho compuesto hace que sea más fácil arrancar, frenar y girar sobre carreteras frías. Aunque un neumático multiestación o de verano puede ofrecer un buen rendimiento en climas fríos, los neumáticos exclusivos de invierno están diseñados para proporcionar un mejor control en estas condiciones.

Los neumáticos de invierno están diseñados para ofrecer una tracción sólida sobre carreteras invernales: Como podrá ver, nuestras páginas de productos hacen referencia a las "entalladuras" de los neumáticos de invierno. Estas hendiduras adicionales practicadas en las bandas de rodadura proporcionan un mayor agarre del neumático sobre las peligrosas carreteras invernales. La mayor anchura de los bloques de la banda de rodadura mejora la capacidad para canalizar la nieve y expulsarla del neumático. Si las carreteras de la zona en la que vive acumulan duras capas de hielo durante los meses más fríos, unos neumáticos de invierno con clavos pueden ofrecerle mucho más agarre.

Cómo comprar neumáticos de invierno

Dado que la nueva etiqueta de neumático para la UE no califica las características de rendimiento invernales, es aconsejable obtener consejo independiente de otra fuente. Las pruebas de neumáticos independientes pueden resultar útiles en este sentido, ya que el punto de vista objetivo de los evaluadores que las realizan puede ayudarle a decidir cuáles de sus características son adecuadas para su vehículo, clima y estilo de conducción. Al conocer mejor las particularidades de su región, su proveedor de neumáticos local también podrá ayudarle a examinar las diferentes opciones disponibles.

Los neumáticos de invierno, verano y multiestación se agarran a la carretera de distintas formas. Mezclar neumáticos con características o patrones de banda de rodadura distintos puede afectar a su rendimiento cuando más lo necesita. Para obtener una maniobrabilidad óptima, utilice neumáticos del mismo tipo en las cuatro ruedas.

Si cuida adecuadamente de los neumáticos de invierno, la inversión inteligente que ha realizado durará más tiempo. Cuidar los neumáticos adecuadamente incluye almacenarlos apoyados sobre sus flancos en lugar de sobre sus bandas de rodadura. Guardarlos en bolsas especiales también ayuda a protegerlos fuera de su temporada de uso. Si no dispone de espacio suficiente en el lugar donde vive, pregunte a su proveedor local acerca de otras opciones de almacenamiento.

Los neumáticos de invierno están diseñados para ayudarle a obtener un mejor agarre durante los meses más fríos. Aunque dichos neumáticos pueden aportar disfrute a la conducción durante la estación invernal, la seguridad vial debe ser siempre su principal prioridad. Los neumáticos de invierno poseen una categoría de velocidad inferior que sus equivalentes de verano. Consulte la categoría de velocidad recomendada de los neumáticos de su vehículo y asegúrese de no superarla.

Es aconsejable que compruebe la presión de los neumáticos y la profundidad de la banda de rodadura con frecuencia. Mantener la presión correcta en los neumáticos le ayuda a sacarles el máximo partido. La profundidad de la banda de rodadura es importante para garantizar un rendimiento óptimo. La exigencia legal de utilizar neumáticos de invierno suele ir asociada con el requisito de mantener una profundidad mínima en la banda de rodadura. La legislación de la UE establece una profundidad mínima de 1,6 mm en la banda de rodadura para los neumáticos de verano. En Fulda, recomendamos una profundidad mínima de 4 mm en la banda de rodadura para los neumáticos de invierno.