Spain ES
Cambiar de país

ETIQUETADO EUROPEO DE NEUMÁTICOS - RESUMEN

El Etiquetado Europeo de Neumáticos, que es similar a la etiqueta energética que muestran los electrodomésticos, facilita la evaluación de los aspectos de seguridad y medioambientales de un neumático. Explore los vínculos siguientes para obtener más información. Explore los vínculos siguientes para obtener más información.

Visualización de la información del Etiquetado

Desde noviembre de 2012, todos los neumáticos incluyen el Etiquetado Europeo de Neumáticos. Todos los fabricantes están obligados a proporcionar esta información. También puede consultar la calificación de la UE de cada neumático Fulda en nuestro sitio web.

Los valores de las etiquetas son meramente ilustrativos. Los valores de algunas líneas/tamaños de neumáticos pueden variar.

Hasta un 20% del consumo de combustible de su vehículo depende de la resistencia de rodamiento de los neumáticos, que es la resistencia que encuentran estos al hacer contacto con el pavimento. Un neumático de fácil rodadura exige menos combustible, ya que malgasta menos energía en la fricción y el calor.

El ahorro de combustible se divide en siete categorías, desde la A (categoría más eficiente) a la G (categoría menos eficiente). La categoría D no se utiliza en turismos.

Ventajas

La diferencia en consumo de combustible entre un vehículo con neumáticos A y otro con neumáticos G puede llegar hasta el 7,5%. Esto se traduce en un ahorro de más de 300 € a lo largo de la vida útil de los neumáticos.*Al elegir neumáticos eficientes también reducirá las perjudiciales emisiones de CO2.

Otros factores que afectan al consumo de combustible

Para un mayor ahorro de combustible, compruebe que los neumáticos están inflados a la presión correcta. Una presión baja en los neumáticos aumenta la resistencia de rodamiento e influye sobre el agarre en mojado. Su estilo de conducción y el peso del vehículo también pueden marcar una gran diferencia. Una conducción con eficiencia energética o una conducción eficiente pueden reducir significativamente el consumo de combustible.

* Basado en un consumo medio de 8 litros/100 km, un precio de 1,50 euros / litro de combustible y una distancia media de 35.000 km

El agarre en mojado es un factor importante que debe tenerse en cuenta a la hora de elegir neumáticos nuevos. La calificación de la UE se determina midiendo la distancia de frenado del neumático en superficies mojadas.

El agarre en mojado se califica de la A (categoría con la menor distancia de frenado) a la F (categoría con la mayor distancia de frenado).

Las calificaciones D y G no se utilizan en turismos.

La importancia del agarre en mojado

Algunos metros pueden marcar la diferencia en una emergencia. Un juego de neumáticos de categoría A se detendrá a una distancia un 30% menor que un juego de neumáticos de categoría F. En el caso de un turismo que acciona los frenos totalmente a partir de 80 km/h, la distancia de frenado del primero sería de 18 metros menos.*

Nota: debe respetar siempre las distancias de seguridad recomendadas al conducir.

*Medición según los métodos de prueba establecidos en la normativa EC 1222/2009. Las distancias de frenado pueden variar en función de las condiciones de conducción y de otros factores que puedan influir.

Los neumáticos generan parte del ruido de rodamiento del vehículo. Adquirir unos neumáticos con una buena clasificación de ruido reduce el impacto medioambiental de su conducción.

El nivel del ruido externo de un neumático se expresa mediante un valor en decibelios. Los iconos de ondas sonoras indican si el nivel de ruido del neumático es superior o inferior a los futuros límites europeos.

  • Una onda negra: silencioso (3 dB o más por debajo del futuro límite europeo)
  • Dos ondas negras: moderado (entre el futuro límite europeo y 3 dB por debajo del mismo)
  • Tres ondas negras: ruidoso (por encima del futuro límite europeo)
Los decibelios importan

Un aumento de unos pocos decibelios representa una gran diferencia en los niveles de ruido. De hecho, una diferencia de 3 dB duplica la cantidad de ruido que genera el neumático.